Resurrección Vívelo

Gracias Jesús por la vida que me has dado al crearme,

fruto de tu amor y del amor de mis padres.

 

Soy consciente de que la vida está llena de posibilidades:

reír, jugar, cantar, hacer deporte, estudiar o trabajar,

disfrutar de los amigos o de la familia.

Eso me hace más responsable, con ganas de

aprovechar mis cualidades.

 

Padre bueno, quiero vivir la vida como un don

que tengo que compartir con los hermanos.

 

Tú haces correr por mis venas la vida de la gracia

que alimentas con los sacramentos.

 

Quiero agradecerte hoy especialmente esa vida nueva

que nos prometes después de esta,

una vida plena, feliz, llena de amor.

 

Sé que un día volveré a tu casa, Jesús,

a nuestra casa del cielo.

Pase lo que pase creo en ti,

estoy seguro en tus manos.

Y te quiero expresar mi confianza y mi fe:

“Eres la Resurrección y la Vida”

 

Familia Pavoniana de Cáceres